VIII

Es el obsequio 

del sereno árbol blanco:

pálido tronco

de invierno rezagado,

inmaculado:

sin hojas, solo brazos,

acaso dedos

pronunciados al cielo;

sobre su copa

la paz de los pájaros,

como tan tibio

fulgor del meridiano.