I

La isla se olvida

de su borde infinito,

llena de ausencia.