Nuevo curso

más brechas por cubrir

Ya se acerca un nuevo periodo escolar y con ello nuevas interrogantes. No cabe duda que, la pandemia trajo consigo una serie de desigualdades que a nivel escolar deja mucho que desear. Ya no solo debemos los padres enfrentarnos a modelos y métodos privativos del manejo de la enseñanza sin nuestro debate, sino que además la brecha entre familias por simplemente conectarse a las nuevas tecnologías crece cada curso aún más. 

Aunque existen iniciativas en la UE como el proyecto SELF, el cual pretende proveer una plataforma que comparta, colabore y cree materiales libres para educación y capacitación de software libre, la realidad dista mucho de estas teorías.

Los invito a revisar el documento: https://elbonia.cent.uji.es/jordi/wp-content/uploads/docs/Software_libre_en_educacion_v2.pdf el cual aborda la perspectiva de que es software libre y su diferencia con el privativo.

No es posible que incitemos a nuestros jóvenes a investigar utilizando herramientas que simplemente los controlen y no les permitan explotar todo el potencial del contenido a tratar.

Las iniciativas desde décadas anteriores ( como las de la compañía de la manzana ) de facilitar material a centros educativos en EEUU, resultó en primera instancia buena idea. Pero que sucedió luego? Muchos docentes se vieron con un ecosistema cerrado y sin ánimo de ser colaborativo.

La educación debe ser libre y colaborativa, deberíamos poder desde casa junto con nuestros hijos investigar y fomentar el estudio de materias tan diversas como educación financiera así como montaje y ensamblaje de equipos electrónicos; disertar acerca de filosofía y así tantas más, pero lo más importante desde un marco práctico, accesible y barato. Contando además con la opinión de nosotros los padres acerca de que modelo es el correcto para el manejo de estas herramientas.